lunes, 21 de enero de 2019

TODOS LOS ARTÍCULOS DE PRENSA DE 2018


El recopilatorio de todos los artículos de prensa publicados en 2018 puede descargarse gratuitamente en Freeditorial:
https://freeditorial.com/es/books/articulos-de-prensa-2018


domingo, 4 de noviembre de 2018

EL NOSEISMO




Las redes sociales han extendido la enfermedad de la opinionitis hasta el infinito. Durante una época, solo la gente considerada como solvente manifestaba su opinión sobre ciertos temas en los medios, fuera prensa o televisión. Después llegó la moda de las tertulias y los foros. Los medios se democratizaron. Abrieron sus puertas a más especialistas, pero también se llenaron de gente de diferente pelaje dispuestos a opinar sobre todo. Incluso sobre lo que no tenían ni idea.
  El fenómeno ha adquirido proporciones cósmicas con las redes sociales. Ahora, cada usuario es un editorialista en potencia. Un crítico, un experto, un historiador. Abres cualquier página y te encuentras con un montón de comentarios, "memés" y pronunciamientos de todo tipo. Algunos justos y sensatos. Pero la mayoría indocumentados, arrogantes y mendaces. Porque el perfil del opinador por las redes cada vez se parece más a esos comentaristas de las teles amarillas. Tiempos de buscar la sensación, de eso que llaman "posverdad" y no es más que manipulación en busca de resultados. De audiencia. De resultados económicos.
  Me asombra que nadie haya reivindicado el antídoto a esa plaga. Que sería algo tan fácil como el "noseísmo". Es decir, la aceptación del "no sé" cuando realmente no se sabe. Y no su ocultación retórica con argumentos de todo tipo para no reconocerlo.
  ¿Qué tiene de malo el no saber? ¿En razón de qué todo el mundo ha de tener profundos conocimientos de economía, historia contemporánea, sanidad? El propio espejo de los medios hace creer a la gente que son expertos y documentados. Pero no es cierto. La mayoría de nosotros no tenemos ni idea de la mayor parte de lo que ocurre en el mundo. De los movimientos profundos. De la razón histórica. Del auténtico significado.
  Pero como papagayos, todos acaban repitiendo frases falsas de autores que han copiado en Internet. Execrando, pontificando, sobre asuntos que escapan de mucho a nuestra capacidad de análisis.
  El "noseísmo" sería una especie de movimiento franciscano del conocimiento. La vuelta a la sinceridad original, la humildad y la falta de humos. El "noseísmo" impulsa a buscar las cosas, a relativizarlas, no a los gritos y los panfletos sectarios. No al hablar por boca de ganso.
  Un mundo en el que todo el mundo cree saberlo todo, en que tan fácilmente se descalifica y critica, es un mundo peligroso.

viernes, 17 de agosto de 2018

LA GUITARRA PLATÓNICA ME ESPERA


  En el año 2000, toqué por primera vez "La guitarra Platónica" para celebrar mi 50 cumpleaños. Invité a un montón de amigos y previamente les di de cenar y abundante bebida. Nada seguro del resultado.
  Pero el formato sobrevivió. A su manera. Llevo 18 años volviendo a él de forma ocasional. Y cada vez se convierte en algo distinto. Primero era una especie de declaración de amor a la música, luego una colección de historias personales, más tarde un canto a la amistad, después una afirmación de mi condición de chico de barrio, luego una reivindicación del rock and roll en tu vida.
  Después de un tiempo de silencio, lo vuelvo a visitar. Y ahora ya es otra cosa. Es una reflexión sobre la adolescencia y el sentido de la vida.
  Estoy impaciente por volverme a encontrar con esa Guitarra Platónica que tantas cosas me ha revelado.
  Será el jueves 30 de agosto. Una fecha fatal para cualquier programador. A las 20'30 en la Sala Delirious de Palma (Carrer de Mateu Enric Lladó, 12).
  ¡Gracias por acogerme, amigos!

AMIGOS





Cuando uno piensa en sus amigos, se imagina a las personas más próximas. Aquellas con las que tienes una mayor identificación. Del trabajo, de la escuela, de la infancia. En general, es gente con la que has compartido momentos importantes de tu vida. Durante años. Y que desde entonces quedan fijados en tu memoria como personas de referencia.
  Pero no siempre es así. A veces, hay amistades que te marcan y no provienen de razones tan evidentes. Son personas con las que has compartido algún momento de tu existencia, pero que después se amplifican en la distancia. Te dejan siempre un deseo de volver a verlas, de hablar con ellas. Porque el espacio común que compartes se enraíza en los estratos más profundos.
  Recuerdo muy a menudo la semana en que estuve ingresado en el antiguo Hospital General. Y compartí habitación con Andreu, un "homo antic" de Llubí. No nos habíamos visto antes ni volveríamos a hacerlo, porque murió poco después. Pero aquella convivencia en la enfermedad, con largas horas de conversación, momentos cómplices, historias contadas en la medianoche, me ha quedado grabada. Siempre he lamentado no haber podido volver a verle. Y cuando pienso en él, no puedo evitar un sentimiento real de amistad. Mezclado con el sabor de aquellas frutas que le traían de su huerto.
  Tampoco olvidaré nunca las noches transcurridas con Rubén, el vigilante del recinto arqueológico de Empúries. Horas y horas hablando en su pequeño cubículo, paseando después de madrugada por las ruinas, bajo la mirada ciega de la estatua de Esculapio. Filosofando, compartiendo los silencios. Como si estuviésemos en otro mundo, muy lejano al cotidiano. No recuerdo una sensación similar. Y aunque ha pasado mucho tiempo sin que le haya vuelto a ver, conservo su amistad como una de las cosas valiosas de la vida.
  Y es que la amistad tiene mucha literatura y mucho mito. Pero al final, probablemente se reduzca a una cosa bien sencilla. Dos pequeños aerolitos, perdidos en la inmensidad del Universo, que por un breve espacio de tiempo comparten la misma órbita. Flotan sobre el Cosmos como si su vida tuviese sentido.
  En eso probablemente consisten los amigos.