martes, 5 de enero de 2010

DE CHICHA Y NABO




El cambio tiene incluso una fecha concreta: 1992. Hasta entonces, este país era un lugar más o menos atrasado, a la cola de las potencias europeas, con un pasado oscuro y muchas carencias. Pero a partir de la mágica fecha de las Olimpiadas y la Expo, pareció aprobar la reválida sin estudiar... ni examinarse.

De repente todo era de diseño, pretencioso, hiperbólico. Desde entonces hasta la famosa crisis vivimos un espejismo en el que colaboraron generosamente todos los gobiernos fueran del color que fueran. "Somos estupendos, creamos mucha riqueza, pintamos mucho en el mundo, estamos en la cabeza".

Y una mierda.

En realidad lo que hubo fue una inflación exagerada del sector especulativo, una connivencia estrecha entre poder político y oligarquía económica (sobre todo constructoras y empresas de comunicación). Tácticas americanas de imagen y márketing por un lado, unidas a depreciación de los puestos de trabajo, precariedad, falta de preparación profesional, idiotización de las audiencias y dictadura bancaria.

El mejor ejemplo es cualquier gestión que hagas ante una gran empresa, eléctrica, telefónica, cualquiera. Te pasarán con un teléfono atendido por un operador de extraño acento y sin conocimiento alguno de lo que pides. Según las veces que llames, obtendrás diferentes versiones a veces contradictorias. Al final, con suerte te enviarán los trabajadores de una empresa subcontratada, inmigrantes que trabajan de sol a sol y cobrando muy poco. Que en un estado de caos y chapuza, intentarán solucionar el problema.

Por cierto, el precio de la reparación será europeo, eso sí.

Ese desfase entre lo que se aparenta y lo que se es resulta cada vez más abismal. Este país no funciona. Las administraciones son un monstruo inoperante y carísimo, las empresas sólo piensan en forrarse a corto plazo, la clase política está viciada y llena de incompetentes.

No sé de qué protestan al ver a Mister Bean en la web oficial de la Presidencia Europea.

Probablemente Mister Bean lo haría mejor que muchos de nuestros presuntuosos dirigentes. Y si da risa es porque así lo pretende.


http://www.lavanguardia.es/politica/noticias/20100104/53860626928/el-gobierno-investiga-el-ataque-de-un-hacker-a-la-web-de-la-presidencia-espanola-de-la-ue-moncloa-jo.html

2 comentarios:

Pau dijo...

És trist, però és així... quanta raó!

Anónimo dijo...

Pues sí, muy bien dicho, "y una mierda"...