sábado, 21 de mayo de 2011

EL VALOR DE LOS SUEÑOS





El ultracapitalismo financierista de estos tiempos ha olvidado una cosa. El valor real de los sueños. La vida no se reduce a cambiar de coche, a tener un empleo estable, a irse de vacaciones a la Ribera Maya, a disfrutar del último “gadget” tecnológico, a sentirse jugador de fútbol.

No.

La condición humana lleva dentro verdaderos sueños. La solidaridad, la justicia, la paz, el respeto, la unión con la naturaleza.

Banqueros, políticos, multinacionales, superejecutivos, especuladores. ¿Qué saben de los sueños reales? Creían que con hipotecas, contratos laborales, paripés partidistas, mentiras mediáticas, fútbol y demás drogas, se logra la satisfacción. La anestesia moral.

No.

Lo que ocurre en la calle es la mejor demostración de que los sueños están en otra parte.

1 comentario:

Isabel dijo...

Bravo Carlos, mis sueños también están en esa plaza. En todas las Plazas que han vuelto al origen, al Ágora donde se discutían los temas de la polis. Demos gracias, que estos días ha renacido Democracia