viernes, 26 de octubre de 2007

EL CORREO DE LAS NUBES




Contrariamente a lo que se dice, mirar las nubes no es una forma de perder el tiempo.

Son la enciclopedia de los grandes destinos.

Horas y horas, se figuran y desfiguran.

Aprendes tantas cosas desde allá abajo.


1 comentario:

Lucrecia Garcia dijo...

¡Tienes razón, profesor! Desde hace un mes vivo tocando el cielo. Dejé mallorca y me marché a las montañas. Tengo la suerte de tener una habitación totalmente acristalada con vistas a la bóveda celeste. Un asiento de primera clase hacia un viaje que siempre me sorprende. Nunca cierro las persianas.¿Acaso podría yo vivir ya sin interpretarlas? No lo creo.